abril 17, 2024 3:58 am
¿Elecciones sin democracia?

¿Elecciones sin democracia?

POR FEDERICO TOMÁS

La democracia a menudo se reduce a elecciones. Pero la creencia en la eficacia de éstas está disminuyendo en todo el mundo, a medida que crece la desconfianza en la política. Y la sed de una democracia efectiva.

En el discurso político y mediático dominante, la democracia suele reducirse a elecciones. A priori, los países donde la gente vota serían democráticos. Pero esta afirmación choca con una doble paradoja. Las elecciones se han convertido en la norma [1], incluso dentro de regímenes autoritarios e incluso dictatoriales. Además, la confianza en ellos tiende a disminuir, en nombre mismo del apego a los principios democráticos, que sigue siendo importante.

Así, desde Gabón hasta Siria [2], pasando por Rusia, los jefes de Estado autoritarios utilizan el voto para legitimar su poder. La distinción entre elecciones “falsas” y “buenas” –las primeras serían la regla en África y otros países del Sur, mientras que las segundas honrarían a Occidente–, por relevante que pueda ser a priori, sigue siendo parcial y sesgada. Y no basta con criticar la manipulación, la ausencia de libertad y transparencia de estos procesos electorales.

Lo que hay que cuestionar es el principio mismo de las elecciones y la creencia en ellas. Incluso en el Norte. Así, según “la encuesta de la OCDE de 2021 sobre los determinantes de la confianza en las instituciones públicas (encuesta de confianza)”, menos de un tercio de los encuestados cree en la eficacia de la votación y “piensa que las autoridades públicas tendrían en cuenta las opiniones expresadas durante una consulta a la población”  [3] .

La doble identificación “natural” de las elecciones y la democracia, por un lado, y de Occidente y los valores democráticos, por el otro, debe ser criticada y reducida a lo que es en términos generales: un principio ideológico. Y tomemos nota del hecho de que las elecciones son un ritual de legitimación tanto, si no más, como un ejercicio de soberanía popular.

Desconfianza política 

Si diversos institutos que miden el estado de la democracia en el mundo – independientemente de las reservas que se puedan tener respecto de los criterios y principios de sus metodologías  [4] – clasifican a los países del Norte de Europa entre los más democráticos del mundo, Uruguay, Chile y Costa Rica en América Latina, Santo Tomé y Príncipe, Lesotho, Sudáfrica y Cabo Verde en África, y Timor Oriental en Asia, también están altamente calificados. Es más, los indicadores sitúan a Hungría al nivel de Sierra Leona, Malta y Rumanía al nivel de Surinam y Malawi, y Estados Unidos detrás de Ghana y Jamaica [5] .

Otra paradoja es que la confianza en la democracia en general, y en las elecciones en particular, está disminuyendo en casi todo el mundo, aunque sigue siendo significativa. Además, va acompañada de una creciente desconfianza hacia los gobiernos, las instituciones y los partidos políticos, así como de un sentimiento de impotencia: cada vez menos personas creen que las elecciones ofrecen una manera de decidir, y mucho menos de cambiar las cosas. Así, según la encuesta de la OCDE de 2021, menos del 40% de los encuestados confía en sus gobiernos, parlamentos y partidos políticos, y solo un tercio de los ciudadanos dice que el sistema político de su país les permite expresar su opinión [6]. Sin embargo, esta desconfianza es más marcada entre las clases trabajadoras, los jóvenes y las mujeres. Y parece reforzarse: en 2024, sólo el 34 % de los italianos y el 30 % de los franceses tenían confianza en la política [7].

En América Latina, según el último Latinbarómetro (2023), solo el 48% de la población apoya la democracia –un 15% menos que en 2010– y más de las tres cuartas partes están insatisfechas con el régimen democrático [8]. La causa es la crisis económica y la incapacidad de los gobiernos para responder a las demandas populares, principalmente en términos de corregir las desigualdades y el acceso a los “bienes políticos” (igualdad ante la ley, justicia, dignidad). Por último, sólo una de cada cinco personas cree que los partidos políticos funcionan bien. La tendencia es, en definitiva, la misma en África: “sólo el 38% dice estar satisfecho con el funcionamiento de la democracia en su país” [9]. Y, paradójicamente, si dos tercios (66 %) de los africanos prefieren la democracia a cualquier otra forma de gobierno, sólo el 42 % de ellos piensa que las elecciones abren el camino a un gobierno representativo y responsable [10].

E“imperialismo electoral” y el caso haitiano

En La democracia en Françafrique. Una historia del imperialismo electoral’  [ 11 ], Fanny Pigeaud y Ndongo Samba Sylla propusieron el concepto de “imperialismo electoral”. Se trata de mostrar no sólo la continua interferencia de Francia en los procesos electorales en África Occidental, desde la colonización hasta hoy, sino también la implementación por parte de la potencia colonial de una “ingeniería de fraude”: presión sobre los votantes, manipulación, registros falsos en listas electorales, etc. – que fue ampliamente adoptada por gobiernos africanos independientes.

Finalmente, tanto el medio como el fin de esta injerencia impondrían un “fundamentalismo electoral”. Esto “hace de las elecciones el único procedimiento legítimo para la devolución del poder soberano”, ignorando otras imaginaciones políticas y mostrando poca consideración por la participación y el descontento popular, así como por las condiciones del proceso electoral. Este sesgo ideológico de las instituciones internacionales tiende a confundir democracia y «estabilidad política», convirtiendo a los gobiernos africanos en menores a los que no se aplican todas las reglas y requisitos democráticos, y que deberían ser «‘civilizados’ (…) mediante la organización de elecciones bajo la supervisión de la ‘comunidad internacional’”  [12] .

Esta crítica va más allá del marco francés e incluso del continente africano. Haití es de hecho un caso emblemático de imperialismo electoral. Durante los últimos veinte años, las elecciones en este país caribeño han sido organizadas, supervisadas y financiadas en gran medida por la comunidad internacional… Y, a veces, manipuladas, como parecen confirmar los documentos y las posteriores declaraciones de varios protagonistas para las elecciones de 2010 [13]. Prolongación y consagración de la dependencia política y económica de Haití, es la comunidad internacional la que financia las elecciones – cubrió el 60 % del coste de las de 2015 (sólo los Estados Unidos intervinieron en un 33 %)  [14] – y la observación misiones. Por último, es principalmente a nivel internacional donde se validan estas elecciones.

Esto también dio lugar a un ballet tragicómico, en junio de 2016, entre la Unión Europea (UE) y las organizaciones haitianas de derechos humanos. Mientras que la UE vio las actuales elecciones como “un paso esencial hacia una democracia más sólida”, esta última habló de un “fiasco electoral”. A pesar de las presiones de Estados Unidos, la Organización de Estados Americanos (OEA), la UE y el gobierno haitiano para que el proceso electoral continuara, la sociedad civil se opuso y logró que se creara una comisión de verificación independiente… comisión que confirmó las irregularidades masivas y pidió una repetición de las elecciones (presidenciales). Insatisfecha, la UE, que se veía y se presentaba como garante del respeto de las normas y de la democracia, puso fin a su misión de observación  [15] . Por lo tanto, la institución europea afirmó tener el poder de validar o no – incluso contra las organizaciones locales, marginadas si no despreciadas [16] – un proceso que supuestamente expresa la soberanía del pueblo haitiano.

El levantamiento popular de 2018-2019, reprimido por el poder en el poder, que no dudó en recurrir a las bandas armadas y al terror hasta el punto de hundir al país en un ciclo infernal del que es consecuencia la crisis actual, pondría de manifiesto , hasta el absurdo, la lógica del imperialismo electoral. Como resultado de la revuelta, se produjo una convergencia muy amplia de movimientos feministas, iglesias, sindicatos, ONG y organizaciones campesinas en torno al proyecto de una “transición disruptiva” [17]. Pero el gobierno, no electo, impopular y totalmente apoyado por Washington y sus compinches, pretende permanecer en el poder el tiempo suficiente para organizar elecciones, pospuestas por dos años. Y esto a pesar de que bandas armadas –cuyos vínculos con este gobierno son regularmente denunciados– controlan el 90% de la capital de Puerto Príncipe y las elecciones corren el riesgo de acelerar el actual proceso de gangsterización del Estado.

No habría otro procedimiento de legitimación democrática que recurrir al voto. De ahí la huida precipitada de un gobierno sin legitimidad que pide una intervención armada internacional para apoyarlo y ayudarlo a organizar elecciones; elecciones que se oponen a la transición y aún más a la ruptura deseada por amplios sectores de la sociedad haitiana. Así, pretendemos imponer elecciones no sólo sin los haitianos –la tasa de participación en las últimas elecciones de 2010-2011 y 2015-2016 fue de alrededor del 20%, la más baja del mundo  [18]–, sino también y sobre todo contra la población.

En estas condiciones, las elecciones no son un ejercicio de expresión de la soberanía popular, sino más bien un mecanismo para controlarla. Deben legitimar el poder no ante los ojos de los haitianos, sino ante los ojos de Washington y las instituciones internacionales, que necesitan relevos locales para ajustar las políticas que implementan. La contradicción intrínseca de esta “gobernanza internacionalizada” [19] es que las elecciones son percibidas por la población como el juguete de la comunidad internacional y de una clase política desacreditada y vinculada a la oligarquía. La legitimación que las elecciones otorgan al poder en el escenario internacional lo deslegitima en el escenario nacional. Con razón, ya que este mecanismo hace que los gobiernos sean más responsables (y representativos de) los actores internacionales que ante los ciudadanos.

¿Democracia contra elecciones?

Ante la situación actual de desconfianza generalizada hacia las elecciones y la clase política, la respuesta de los gobiernos y las instituciones internacionales es buscar fortalecer la confianza, comunicar mejor y ensalzar los méritos de la democracia reducida a elecciones. Tendemos a presentar la falta de representatividad y rendición de cuentas de los actores políticos y la alienación de la soberanía popular como disfunciones más que como el funcionamiento normal de un mecanismo que se está agotando y cada vez más en círculos. O, más simplemente, acusamos a los electores de votar mal, africanos, haitianos, etc. de no ser todavía (suficientemente) maduro democráticamente [20]. Nuestros sistemas llamados democráticos (en el Norte) son en realidad similares a oligarquías liberales con tendencias autoritarias más o menos marcadas según el país.

Desde 2020, África Occidental ha sido escenario de seis golpes de estado exitosos. Entre 2011 y 2023, la proporción de la población que apoya las elecciones cayó un 15 y un 19 %, respectivamente, en Malí y Burkina Faso [21]. Los llamados a “un retorno a la democracia” ignoran el rechazo de la clase política y de los gobiernos anteriores y son tanto más mal recibidos cuanto que provienen principalmente de Francia, que ha seguido interviniendo en los asuntos internos de estos Estados. Por lo tanto, no se trata de un retorno, sino más bien de un cambio al que debemos aspirar.

El ascenso del autoritarismo y el populismo en todo el mundo también se alimenta del rechazo a la política y de un sentimiento de impotencia, particularmente frente a las crecientes desigualdades. A principios de los años 1960, mientras militaba en el grupo Socialismo o Barbarie, Cornélius Castoriadis afirmaba que la clase obrera luchaba entre la sed de autonomía y la tendencia a depender de otros (un sindicato, un partido, un gobierno), decidir por él, aunque eso signifique quejarse y deshacerse de él periódicamente. Sesenta años después, parecemos atrapados en las mismas contradicciones.

Las fuerzas de izquierda están inmersas en una carrera contrarreloj para dar a la desconfianza y al hartazgo un sentido emancipador y así liberarlos de las tentaciones autoritarias. Esto implica deshacerse del fetichismo electoral haciendo un balance de la sed de cambio, volviendo a conectar con la crítica libertaria del sistema electoral y la democracia representativa y abriendo la imaginación política a expresiones de una postura (más) igualitaria y directa.

Notas

1 ]  En 2016, se celebraron elecciones parlamentarias en 185 de los 195 estados del mundo (o el 95% de ellos). Pippa Norris, “Elecciones defectuosas y fallidas: el panorama global”, Proyecto de integridad electoral , 8 de marzo de 2016, https://www.electoralintegrityproject.com/eip-blog/2016/12/29/flawed-and-failed-elections – la-imagen-global .

2 ]  El 26 de mayo de 2021, Bashar al-Assad fue elegido con más del 95% de los votos. Comenzó así su cuarto mandato presidencial. Recibió felicitaciones de Rusia, Irán y China, pero también de Cuba, Venezuela y Nicaragua.

3 ]  OCDE, Encuesta de la OCDE de 2021 sobre los determinantes de la confianza en las instituciones públicas , 2022, https://www.oecd-ilibrary.org/sites/f6a31728-fr/1/2/1/index.html?itemId=/ content/publication/f6a31728-fr&_csp_=5ecc2849f9520884052fb6360dc7b491&itemIGO=oecd&itemContentType=book .

4 ]  No siempre tienen en cuenta la tasa de participación en las elecciones y, sobre todo, no cuestionan críticamente la función del voto y su identificación con la democracia.

5 ]  Véase IDEA, Estado global de la democracia 2022 , https://www.idea.int/gsod/2023/chapters/global/  ; y Garnett, Holly Ann, Toby S. James, Madison MacGregor y Sofia Caal-Lam, Year in Elections Global Report 2023. The Electoral Integrity Project , https://www.electoralintegrityproject.com/global-report-2023 .

6 ]  OCDE, Ibídem.

7 ]  SciencePo CEVIPOF, ¿En qué confían hoy los franceses? El barómetro de la confianza política , febrero de 2024, https://www.sciencespo.fr/cevipof/sites/sciencespo.fr.cevipof/files/BConf_V15_Extraction1_modif.pdf .

8 ]  Corporación Latinobarómetro, Informe Latinobarómetro 2023: La recesión democrática de América Latina , https://www.latinobarometro.org/lat.jsp .

9 ]  AfroBarómetro, “A medida que los africanos comienzan un año político ocupado, el escepticismo marca una disminución en el apoyo a las elecciones”, 2 de febrero de 2024, https://www.afrobarometer.org/wp-content/uploads/2024/02 /AD761-PAP7 -El escepticismo-marca-una-disminución-del-apoyo-a-las-elecciones-africanas-Fr-Afrobarometer-3fev24.pdf .

10 ]  Op.cit.

11 ]  Fanny Pigeaud y Ndongo Samba Sylla, Sobre la democracia en Françafrique. Una historia del imperialismo electoral , París, La Découverte, 2024. Lea también Frédéric Thomas, “El imperialismo electoral en Françafrique”, Cetri, 15 de febrero de 2024, https://www.cetri.be/Imperialisme-electoral-en .

12 ]  Fanny Pigeaud y Ndongo Samba Sylla, Ibíd ., págs. 297-298.

13 ]  Jake Johnson, Estado de ayuda. Pánico de élite, capitalismo de desastre y la batalla por controlar Haití , Nueva York, St Martin’s Press, 2024.

15 ]  Frédéric Thomas, “  Unión Europea – Haití: ¿neocolonialismo rutinario?  », CETRI, 5 de julio de 2016.

16 ]  La UE cuestionó no sólo los resultados de la comisión de verificación independiente, sino también las capacidades y la integridad de las organizaciones haitianas. Y esto a pesar de que estos últimos habían desplegado recursos mucho mayores para monitorear el proceso electoral. El día de las elecciones, los 80 miembros de la misión europea observaron 253 colegios electorales, es decir, menos del 2% del total, mientras que 4.900 haitianos que participaron en las tres misiones de observación de organizaciones de derechos humanos controlaban más del 57% de los colegios electorales. Grupo de Apoyo a Haití, Ibíd .

17 ]  Frédéric Thomas, Las dos raíces de la ira haitianaCETRI , 30 de enero de 2020

18 ]  Kristen Sample, Retos electorales en Haití: análisis comparativo , Club de Madrid.

19 ]  Frédéric Thomas, “ Haití: continuación e interrupción de la política por otros medios ”, CETRI , 14 de diciembre de 2023.

20 ]  “Nos rebelamos contra quienes dicen que la gente no sabe votar y contra quienes afirman que, por razones culturales, no puede haber democracia en África”. Ndongo Samba Sylla, entrevista con Clair Rivière, “’Incluso cuando se tiene un programa de estudio y trabajo en Senegal, el programa se define con el FMI’”, Bastamag , 23 de febrero de 2024, https://basta.media/Senegal- Macky-Sall-incluso-cuando-tienes-un-programa-de-alternancia-está-definido-con-el-FMI .

21 ]  AfroBarómetro, Ibíd.

https://www.cetri.be/

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Síguenos en Redes Sociales

Scroll al inicio